MEDIDA POR MEDIDA

La obra comienza con una Viena corrupta: criminales, viciosos y libertinos medran al amparo de un gobierno permisivo. Su gobernante, el Duque, ha decidido poner límites a esa corrupción que él mismo ha promovido y asume esa responsabilidad. Es así como planifica una estrategia de gobierno: fingiendo ausentarse de la ciudad y dejando en su lugar al más incorruptible de lo hombres, el virtuoso Ángelo, para que aplique una ley establecida por él mismo pero que nunca llevó a termino: “la pena de muerte para castigar la fornicación fuera del matrimonio”. Mientras, se queda oculto bajo el disfraz de fraile para observar si su estrategia da el resultado esperado.
Ángelo se propone restablecer el orden a través de la ley y castigar a los transgresores: la ejecución de Claudio servirá de ejemplo. Isabella, la virginal novicia hermana de Claudio intercede por éste ante Ángelo y cae presa de sus ocultos deseos . Es entonces cuando Ángelo se precipita en el abismo de la extorsión y el crimen, promete salvar a Claudio si Isabella le entrega su virginidad, para luego no cumplir con lo prometido.
Una serie de circunstancias van complicando la trama demostrando que no se puede matar gente porque sigan sus instintos, por lo que la legislación es el casamiento como alternativa.

Propuesta artística

La obra plantea también la controversia entre el instinto sexual descontrolado y la necesidad de un orden para la supervivencia de la sociedad, una corrupción generalizada en todos los estamentos de la sociedad, lo que la fragmenta, generando laberintos, en los que sus protagonistas transitan tratando de sobrevivir a ley del rigor impuesta por la mano de Ángelo, sustituto del Duque. Ley que finalmente llegara para establecer dicho orden? La trama principal comprende tres episodios: el del gobernante corrupto, el del truco de la amante sustituta y el rey de incógnito, temas pretextos para el desarrollo de una pieza dramática cargada de tensiones y con personajes que se imponen con un realismo vibrante.
Medida por Medida es una obra moderna, con temas tan vigentes como la autoridad y el abuso de poder, la justicia y la caridad, la virtud basada en la negación del instinto y la ley como reguladora de la sexualidad. Diferentes ámbitos y espacios : palacio, calles, cárcel, monasterios, conventos, sala de justicia, son los escenarios por donde se deslizan estos personajes, que transitan la comedia, por momentos la tragedia y el drama. Un espacio escénico fragmentado en 18 cubos que toman diferentes figuras, en una coreografía constante, revelando el texto de William Shakespeare , atrapado en un laberinto espacial en tres niveles, una Viena que inicia el espectáculo ilustrado por máscaras venecianas, neutras y antifaces simbolizando las apariencias y los diferentes niveles del poder, la lujuria, promiscuidad, sexualidad mezclada con abusos de poder, la caridad y la espiritualidad como refugio de deseos ocultos. Tres trastos de grandes dimensiones que enmarcan la puesta en escena, un espiral que afora logrando movimiento a través de las luces, que aparece y desaparece, que se fragmenta de acuerdo a la escena y el tenor de la misma, música que acompaña. Y a veces irrumpe para acentuar, atenuar o rematar el diferente matiz interpretativo de la escena . Medida por Medida, comedia que representa la fe en la supervivencia del individuo y tiende a asociarla con el perdón y la misericordia, se reconoce el pecado como tal y se lo acepta como un hecho de la vida. En la tragedia los hechos son irreversibles y conducen a la muerte; en la comedia hay posibilidad de corregir errores y volver a empezar; la medida de la grandeza de una obra no está dada por la calidad de la lección moral que nos enseña, sino por el grado en que despierta e intensifica en nosotros la capacidad de pensar y de sentir.

RUBEN HERNANDEZ


Ficha Técnica

Asistencia de dirección y entrenamiento actoral: Claudio Tumminello
Adaptación: Rubén Hernández
Corrección literaria: Aldo Onofri/ Miguel Prá
Coreografía: Rubén Hernández
Asistencia coreográfica: Leandro Kraf
Asistente escena: Sonia Pérez
Asistente técnico: Vicente Roth
Selección musical: Rubén Hernández / Claudio Tumminello
Ingeniería de sonido: Claudio Sianchia
Diseño de escenografía: Rubén Hernández / Claudio Tumminello
Realización escenográfica: NUEVA ESCENA
Pintura artística: Ariel Chavarría
Asesoramiento en vestuario: Mónica Mandel
Diseño y realización de máscaras: Ariel Chavarría
Diseño de maquillaje: Rubén Hernández
Maquillaje: Laura Olivier/Daniela Burgos
Diseño de luces: Rubén Hernández

Operadores técnicos

Sonido: Vicente Roth
Iluminación: Claudio Tumminello

Colaboradores externos
Fotografia: Gianni Mesticheli
Diseño de imagen: Pregnancia